Firmin - Sam Savage

Creo que no se trata de una gran obra literaria, pero sí de un libro entrañable que capta la esencia de la afición literaria con todos sus beneficios. Son los libros quienes nos llevan a viajar mentalmente, a entrar en esos estados de ensoñación en los que todos hemos podido reconocernos alguna vez. Es esa formación literaria la que muchas veces nos hace distintos, que- digamos- nos va humanizando (o sensibilizando) cada vez más.

Firmin es la metáfora del ser marginado que se ha acercado al conocimiento mediante esas incursiones por el espacio, el tiempo y la realidad, a través no sólo de los libros, sino también del séptimo arte (me parece que la importancia que se le da a este último es notable al querer formarse una visión más amplia del mundo), y de la atención profunda del entorno.

La problemática humana se percibe también a través de personajes solitarios, desdichados, que con esfuerzo se van abriendo camino por la vida. Firmin es uno más, sólo que en este caso podemos penetrar en sus pensamientos, esperanzas, desilusiones y esfuerzos por vivir. Los libros allanarían su paso por la vida, sorteando dificultades mediante la inimaginable capacidad creadora que tantas sensaciones y sentimientos provoca.

Es el propio Firmin quien afirma:
“Seco y frío era el mundo, y bellas las palabras.”

2 comments:

  1. Coincido en que le falta mucho para ser una gran obra pero que el sentimiento personal y literario que le imprime la salva. :)
    Buena reseña, saludos. Ana

    ReplyDelete
  2. Me pareció un libro con un argumento muy original y bien escrito. Me encantó...
    Besos

    ReplyDelete