El curioso caso de Benjamin Button - Francis Scott Fitzgerald

Escritor norteamericano (1896-1940).      
                                
Decidí leer este pequeño relato después de ver la película.
Al parecer son varios los autores que han escrito alguna obra partiendo de la misma idea (estoy tras la pista). El propio Fitzgerald aclara (en el preludio del relato):

“Me inspiró el cuento un comentario de Mark Twain: era una lástima que el mejor tramo de nuestra vida estuviera al principio y el peor al final. He intentado demostrar su tesis, haciendo un experimento con un hombre inserto en un ambiente absolutamente normal. Semanas después de terminar el relato, descubrí un argumento casi idéntico en los cuadernos de Samuel Butler”.

La historia se desarrolla a partir de 1860, época en la que los niños venían al mundo en sus hogares. Sin embargo, los señores Button decidieron que el suyo lo haría en la clínica Maryland.
Cuando Roger Button acude cierta mañana al hospital para saber si su hijo había nacido, se encuentra con un ambiente desconcertante: el médico le habla con desprecio y las enfermeras se agitan en forma desmedida ante su presencia. Pronto se da cuenta de que su primogénito es un anciano que aparenta unos setenta años y que además puede hablar. 

Una vez en casa, esta situación tan absurda promueve reacciones todavía más ilógicas por parte de quienes rodean al nuevo miembro de la familia: su padre quiere tratarlo como si fuese un niño pequeño, por ejemplo, ya que su mente no logra adaptarse a la realidad (la figura materna es prácticamente inexistente, aunque se sabe que sobrevive al asombroso parto: además de la vejez, su hijo poseía una estatura considerable).
El anciano, llamado Benjamin, pronto se da cuenta de que disfruta más leyendo un volumen de la Enciclopedia Británica o pasando el tiempo con su abuelo, que agitando una sonaja. Sin embargo, se esfuerza en complacer a sus padres en la medida de sus posibilidades.

Benjamin Button inicia su vida como un adulto en toda la extensión de la palabra, y a continuación comienza su decrecimiento. En la vida se le presentan dificultades inesperadas, ya que su apariencia le impide hacer cosas como matricularse normalmente en una universidad, aunque esto no supone mayor problema para realizar plenamente una existencia tristemente condenada de antemano. El amor y la paternidad se presentan en el momento oportuno, aunque el incesante proceso de rejuvenecimiento interviene, inmisericorde, en cualquier aspecto proyectado hacia el futuro.

 En este interesante relato lo fantástico se funde con lo real para mostrar una visión del ser humano en inquietante retroceso, plasmando todas las etapas con lucidez, e involucrando al lector con una perspectiva en que la experiencia previa no se busca en los entresijos de la infancia o la juventud.
La película, dirigida por David Fincher, está únicamente inspirada en el relato (son muy distintos), aunque la idea esencial –iniciar la vida en la vejez- permanece.



13 comments:

  1. Entretenido pasatiempo el de leer los libros y después ver las películas en los cuales se basaron.
    Me paso con expiación , rutas salvajes, ensayo sobre la ceguera , etc.
    Benjamin Button notable , pero mi preferida para el oscar 2009 es Slumdog Millonarie
    Saludos.

    ReplyDelete
  2. Hola Andrómeda,

    Es una hipótesis interesante. Yo propondría una tercera vía y es la de quedarnos en la edad que mejor nos plazca, Algunos decidirán hacerlo a los 27, otros a los 50. Obvio, debemos todos llegar a edad adulta y luego decidir y mantenernos con nuestras facultades intactas hasta el final. (sin hacer lo que hizo Dorian Gray)

    Beso

    ReplyDelete
  3. Yo lo hago así y también al revés, Leox. He leído algunos libros cuyas versiones cinematográficas tengo pendientes. Ya conseguí Las vírgenes suicidas y Matar un ruiseñor, por ejemplo. Ahora sólo me falta verlas...

    Cristian, ¡¡grandioso material para un escribir cuento!! Los 30's me parecen una buena década para permanecer en ella (temo a la próxima). :)


    Abrazos, chicos.

    ReplyDelete
  4. Coincido plenamente contigo Adrómeda, yo me quedaría en mi treintena...aunque quien sabe la de cosas maravillosas que pueden suceder más adelante. Me ha gustado mucho tu blog, saludos!

    ReplyDelete
  5. En el terreno infantil hice al revés, leí La fábrica de chocolate y no me gustó ni el libro ni la película, por eso es bueno leer antes que ver.
    Algo que nunca pude hacer fue leer toda la saga de El señor de los Anillos y EL hobbit, gracias al cine pude enterarme de su apasionante historia.
    Vi Petroleo sangriento,con la música de Radio Head, y creo que la lectura del libro no superaría la emoción del film.
    POr lo que cuentas, me parece que voy a ver la peli y el libro, alguna vez...

    saludos

    ReplyDelete
  6. Tengo muchas ganas de ver esta peli. Voy a intentarlo este finde. Desde luego, una entrada con investigación...como siempre, me encanta como escribes.
    Coincido contigo y con Eva...me quedo en la treintena,...desde aquí veo las cosas de otro modo. Un Abrazo grande!!

    ReplyDelete
  7. Mil gracias por la visita, Eva. :)

    Mariano, me pasó lo mismo con El señor de los anillos, aunque no pierdo la esperanza de leer la saga algún día. Por cierto que tampoco me gustó La fábrica de chocolate (la película; no he leído el libro).

    Buena edad en la que estamos, María. :)
    Creo que te va a gustar esta película, espero ver la reseña en tu blog.

    ¡Abrazos!

    ReplyDelete
  8. Me encanta tu blog, y la informa en que escribes... todo mi cariño y afecto, Au revoir!

    ReplyDelete
  9. Fíjate qué suerte la mía. Tengo todas las novelas de Fitzgerald y los cuentos completos que editó alfaguara, además de biografías y cartas y el libro de memorias de Zelda Fitzgerald. Vamos, que soy un seguidor del autor. Cuando me enteré de la película, me puse a revisar mis libros y... sorpresa. No tengo éste texto. Por alguna razón, no lo incluyeron en los cuentos completos. En cuanto al texto, ha sido publicado por lumen y... está agotado. Ve qué suerte la mía. Soy casi un especialista en el autor y... sin embargo... no puedo acotar nada !

    ReplyDelete
  10. Increíble, Humanoide. :0

    Gracias, Caballero. :)

    ¡Saludos!

    ReplyDelete
  11. Leeré el cuento de Fitzgerald. La película me pareció de un mal gusto exagerado. Te felicito por el blog!

    ReplyDelete
  12. Andrómeda: he visto la peli hace muy poco y me ha gustado muchísimo. Me pareció muy original y que ofrecía unas reflexiones sobre el tiempo muy interesantes. El relato aun no lo he leído, lo tengo en pdf (Humanoide, puedes encontrarlo en la red)pero aun no he conseguido un rato para leerlo con tranquilidad ¡y son diez páginas!
    Respecto a la comparación de obras literarias con su versión fílmica, habria mucho que hablar. Yo me he leído dos veces la saga del Señor de los anillos, antes y después de ver la peli, y te aseguro que me han encantado las dos. La novela es más completa, pero la peli se ajusta de maravilla a la novela, aunque acorte un poco.
    Bueno, saludos!

    ReplyDelete
  13. Gracias por la visita, Carla, ya contarás tus impresiones sobre el cuento. :)

    Ariodante, no te lo pierdas. Es muy distinto a la película. También creo que hay mucho por debatir en el caso libros/películas, aunque quizá lo mejor sea valorarlos por separado y tomar a los primeros sólo como "inspiradores" (nos ahorraríamos muchas molestias), aunque es cierto que cuando las películas se ajustan a las obras todos quedamos contentos. :)

    Abrazos.

    ReplyDelete