Las ovejas y el pastor - Andrea Camilleri

Ediciones Destino, 2007.
Escritor italiano, 1925.

Andrea Camilleri aborda un caso real en esta obra que causó un gran impacto en Italia y que ha sido objeto de controversia.

La narración inicia con la historia de una ermita erigida en un bosque llamado Quisquina. Numerosos personajes estuvieron involucrados con esta edificación, empezando con una joven noble, Rosalía Sinibaldi, que en 1150 decidió dedicarse a la vida contemplativa refugiándose en una galería subterránea que se encontraba en el lugar.
Ahí permaneció toda su vida y tras su muerte pasó al olvido durante unos 500 años, hasta que en 1624, durante una peste en Palermo, se apareció milagrosamente a un cazador, revelándole que la epidemia terminaría si sacaban sus huesos de la gruta y los llevaban en procesión.
Como consecuencia de estos hechos afortunados (la peste, en efecto, cesó), santa Rosalía fue proclamada patrona de Palermo y la gruta se volvió un lugar de devoción junto al cual se construyó una capilla.

En 1690, el comerciante Francesco Scassi erigió ahí mismo un monasterio y una iglesia. Pese a las duras condiciones para poder ser admitidos al santuario, muchos se sumaron movidos por vocación o por escapar de la justicia, como fue el caso de Bartolomeo Pii, quien se ocultó bajo el nombre de Fray Vincenzo: “Siempre es mejor ser un ermitaño libre que estar encarcelado.”

Después, la Quisquina llegó a ser también un sitio de reposo para nobles y eclesiásticos de alto rango.

Fue hasta 1922 cuando las cosas cambiaron porque uno de los frailes fue encontrado asesinado. En ese mismo año el fascismo se asentaba en Italia y dejaron de enviarse a la ermita las donaciones habituales -además de que ya no se percibieron herencias-, por lo que sus habitantes apenas sobrevivían.

En 1928 se ordenó la disolución de la comunidad, pero muchos permanecieron  viviendo del robo e incluso dando asilo a fugitivos. El obispo de Agrigento, Giovanni Battista Peruzzo, decidió poner remedio a esta situación.

Más adelante se describen las circunstancias de la formación de un convento y de la familia Tomasi, “a la que pertenece Giuseppe, el autor de El gatopardo”.
Mario Tomasi se casó con la rica heredera Francesca Caro y Celestre “heredera de la baronía de Montechiaro y señora de la isla de Lampedusa.” Mario era tío de Carlo Tomasi, duque de Palma, el cual en 1637 fundó el pueblo Palma di Montechiaro con la idea de crear “una nueva Jerusalén”. Sin embargo, decidió dejar la vida mundana otorgando título y propiedades a su hermano Giulio, quien se casó con Rosalía Traina (antes prometida de Carlo), recibiendo una buena dote.

El hijo mayor de la pareja, Giuseppe Maria, se hizo religioso a los 15 años rechazando los privilegios que le correspondían por ser el primogénito. Fue canonizado por Juan Pablo II en 1986.

Su hermana, Isabella, decidió hacerse monja por lo que el duque promovió la creación del mencionado convento en el cual ingresaron también sus otras hijas y, a su muerte, su mujer, Rosalía Traina.

En este punto se retoma el convulso periodo en el que fascistas y católicos luchaban entre sí. Tras la muerte del presidente de la junta diocesana, los fascistas acusaron a Peruzzo de provocador. Se castigó a los culpables y el propio religioso fue enviado a una pequeña diócesis:

“No consta que protestara, pero Peruzzo debió de sufrir mucho por aquel injusto castigo.
Doblemente injusto, porque Peruzzo era un declarado admirador del fascismo.
O, al menos, de aquella que consideraba la ‘revolución’ social del fascismo, una revolución que, al contrario que la bolchevique, no se oponía a los valores resumibles en dos palabras: Dios y familia.”

En 1932 se le dio el nombramiento de obispo de Agrigento y la atención a los problemas sociales que aquejaban a su nación fue para él primordial:
 “Mi mirada siempre se ha fijado de manera particular en nuestro pueblo, que trabaja con sacrificios inauditos, que sufre mucho y a menudo espera en vano una mano amiga que lo saque de su triste pobreza. Éste es el objeto principal de mis preocupaciones y de mis intervenciones.”

Peruzzo fue, pues, fue un luchador incansable a favor de los más necesitados; deseaba que hubiera una mejor repartición de la riqueza y de la tierra. Instaló “cocinas económicas” para dar de comer a los pobres a un bajo costo y durante la guerra cedió a la Cruz Roja el palacio episcopal. Se dice que para él, “el latifundio era una estructura de pecado.”

En 1945, Peruzzo decidió pasar dos meses en la Quisquina. Un día aciago, acompañado por el padre Graceffa, se dispuso a dar un paseo por el bosque. Ahí le dispararon dos tiros que lo dejaron en muy mal estado. Fue atendido con éxito por el buen cirujano Raimondo Borsellino, y al ser trasladado recibió grandes muestras de cariño y apoyo por parte de la gente que iba encontrando en el camino.

Toda la relación anterior es en realidad el contexto en que se inserta el asunto que el autor desea dar a conocer a los lectores. Durante los seis días que transcurrieron antes de que Peruzzo estuviera fuera de peligro “ocurrió algo largamente ignorado por todos.”

En 2004, Camilleri entró en contacto con un libro que describía temas relacionados con la ideología de Peruzzo. El libro contenía una nota a pie de página que vinculaba a las monjas del convento fundado por los Tomasi con lo sucedido al obispo, ya que se citaba una carta que éste recibió de la abadesa del monasterio de Palma di Montechiaro, sor Enrichetta Fanara, en la cual le revelaba un escalofriante suceso:

“No es oportuno decírselo, pero se lo decimos en señal de obeciencia. […] Cuando S.E. recibió aquel fusilazo y estaba a punto de morir, esta comunidad ofreció la vida de diez monjas para salvar la vida del pastor. El Señor aceptó la ofrenda y el cambio: diez monjas, las más jóvenes, dejaron la vida para prolongar la de su bienamado pastor.”

En el último capítulo, Camilleri se aventura a reconstruir estos hechos a través de diversas hipótesis y cuestionamientos. Describe las posibilidades siguiendo la secuencia que le parece más lógica, llegando incluso a deducir la forma en que murieron las monjas.

La primera parte de esta obra me pareció un tanto confusa porque incluye a muchos personajes relacionados con la ermita y el convento, pero vale la pena continuar porque el final plantea cuestiones muy profundas y complejas, como puede ser si el hecho de sacrificarse por alguien esperando un milagro es equiparable al suicidio o no, y si puede concordar con lo que predica el catolicismo.

Es una novela que impresiona y que mueve a la reflexión; no deja de sorprender que un suceso de estas características haya tenido lugar en pleno siglo XX.

13 comments:

  1. Que historia más interesante y que bien nos la has narrado. Es curioso saber que el autor de Montalbano también se dedica a la investigación histórica (criminal eso sí). Gracias por traerla, daremos cuenta de ella.

    ReplyDelete
  2. Hola, Carlos, esto es lo primero que le leo a Camilleri y no estuvo nada mal; me gustaría empezar con la serie de Montalbano. :)

    Gracias a ti, un saludo.

    ReplyDelete
  3. Hola:
    Pues, en efecto, Camilleri de hecho tiene tres vertientes: la serie Salvo Montalbano, la "normal" (por ejemplo, Il Tailleur Grigio, una novela contemporánea y "literaria") y otra, muy variada en estilo y formas, que es la histórica o de ambiente histórico. Si vamos a considerar calidades, para mí, su obra maestra, con todo y que soy un gran amante de la serie del comisario de Vigata, es "Il Birraio di Preston", El Cervecero de Preston o también llamada La Ópera de Vigata, que es un prodigio de caracterización, empleo del lenguaje italiano en sus múltiples variantes y, a la vez, una novela histórica muy divertida, muy al estilo de las que hacía su gran amigo Leonardo Sciascia. Pero divertido, en Camilleri, nunca quiere decir ni alejado de la realidad ni frívolo.
    Una gran reseña, como siempre, Andrómeda.
    Un saludo!

    ReplyDelete
  4. Qué libro!! La portada de por sí, me gusta muchísimo...lo que nos cuentas al principio parece una telenovela...Sta Rosalia, el modo en que la enuentran -500 años después- las familias, el convento...Parece que vivió una buena época ese lugar...después de encontrar su cuerpo y durante un tiempo parece que hubo paz...con los frailes. Luego las guerras, el fascismo...en fin...
    Personalmente, creo que el catolicismo no quiere la muerte,...es vida. Pero hay quienes lo viven de otra manera...es como todo.
    El libro resulta interesante...lo anoto en esa lista interminable de lecturas que deseo leer...Creo que necesito un par de vidas más para leer y releer, jajaja
    (escribes de maravilla...)
    Mil besos!!!

    ReplyDelete
  5. Desconocía esta obra pero por lo que cuentas es muy interesante, tanto por el contexto histórico que has descrito tan bien, como por el argumento en sí.

    Gracias y felicidades, has logrado atrapar mi curiosidad por esta historia.

    ReplyDelete
  6. Hola Andrómeda: en la biblioteca pública hay un ejemplar de Camilieri me parece que de la serie montalvano.Esta obra es bastante enigmática, ignoraba que la monjas fueran tan oscuras como para realizar ofrendas de vírgenes. Una investigación apasionante.
    saludos

    ReplyDelete
  7. Andrómeda: me has enganchado desde la primera línea y bueno, mi curiosidad no puede más. Me lanzo a comprar este ejemplar porque me lo quiero leer ¡ya! ¡muchas gracias por presentarme el libro! que sin tu entrada, no habría conocido.
    Un beso,
    Ale.

    ReplyDelete
  8. ¡Hola Andrómeda! De Camilleri, sólo he leído la primera novela en la serie Montalbano, que era divertida pero nada excepcional. Me gustó tu reseña aquí, y tengo que confesar que esta trama me parece ser super interesante. ¡Un saludo!

    ReplyDelete
  9. Estupendo blog el tuyo,tengo también uno de libros, y algún día me gustaría que se pareciera al que tú tienes.

    Te enlazo y te sigo.

    ReplyDelete
  10. ¡Hola!

    Soy Iván, el coordinador del blog Libros y Literatura. Quiero invitarte a ti y a todos tus lectores a participar en un concurso de fotos y literatura que hemos organizado en nuestro blog. Puedes ver toda la información en http://www.librosyliteratura.es/concursofotosyliteratura.html

    Además, si consideras que la información puede ser útil a tus lectores, te agradecería mucho que la publicaras en tu blog.

    Un cordial saludo

    ReplyDelete
  11. Ya tengo ubicado ese libro, Lluís (La ópera de Vigata). Gracias por pasar y por la aportación, veo que Camilleri es un autor polifacético.
    ¡Un saludo!!

    Interesante lo que dices, María, yo tampoco entiendo cómo el catolicismo podría aceptar diez vidas a cambio de una más "importante". Creo recordar que en alguna parte de la obra leí que un sacerdote decía que ese sacrificio era algo muy difícil de entender por quien no estuviera involucrado con su sentido más profundo. Yo, de cualquier manera, no lo comprendo...
    ¡Un abrazo!!

    Hola, Gww, cuando se lee la contraportada de esta obra es casi imposible no comprarla... Como dices, es tan interesante el contexto como la reconstrucción de los hechos que hace Camilleri.
    Gracias, ¡saludos!

    Así es, Mario, a saber cuántas cosas tenebrosas ocurrieron entre las paredes de tantos conventos... El hecho tan singular que se cuenta en esta novela me dejó con una sensación extraña durante dos o tres días. :(
    ¡Un saludo!

    Ay, Ale, espero que te guste. A ver qué te parece esa última parte en que Camilleri lanza sus hipótesis procurando desentrañar lo ocurrido.
    ¡Un abrazo!!

    Gracias, Richard, yo había planeado leer la serie de Montalbano pero veo que no te convenció demasiado...
    Tal vez esta novela tampoco te guste, me pareció muy interesante pero más por los hechos que por el estilo del autor.
    ¡Saludos!!

    Mil gracias, Estonetes, voy a visitar tu blog. :)

    Muchas gracias por la invitación Iván, voy a leer la información, un saludo.

    ReplyDelete
  12. ¡Muy interesante! O_O
    Nunca he leído nada de Camirelli pero supongo que habré de tenerle en cuenta. Y esa referencia a el Gatopardo... En fin, que parece un libro de esos que no se te despega de la nariz hasta que terminas. XD

    ReplyDelete
  13. Así es Lola, y además te deja muy impresionada.
    Yo no he leído El Gatopardo, pero ya lo anoté en mi lista para comprarlo. XDD
    Beso.

    ReplyDelete