La carretera – Cormac McCarthy

Mondadori, 2007.
Escritor estadounidense (1933) ganador del Premio Pulitzer 2007 por esta novela.

Es un mundo devastado y ceniciento donde una hecatombe de dimensiones colosales ha arrasado con todo lo viviente. Los días son fríos, la lluvia no da tregua en el paraje desolado y gris; las casas han sido abandonadas y saqueadas. Es poco lo que se puede encontrar en el camino que algunos seres humanos recorren en un esfuerzo por subsistir.

En este contexto, un hombre y su hijo transitan una carretera que los llevará hacia el sur; sus exiguas pertenencias se encuentran en un carrito de supermercado que empujan con dificultad. El padre ha sido poseído por una enfermedad –quizá tuberculosis- que lo va minando poco a poco, aunque todavía destacan en él reminiscentes sueños coloridos que se ven opacados por tan oscuros despertares. Su intención se circunscribe a seguir avanzando en la búsqueda de “gente buena” y a encontrar comida: latas y conservas escasísimas porque dónde unos buscan otros han rebuscado hasta el cansancio.

Los diálogos entre ambos son parcos aunque muy significativos; el chico ha crecido en ese ambiente ominoso pero en sus palabras e intenciones bondadosas y desinteresadas se puede encontrar el reflejo de lo que ha percibido a través del padre, el cual sigue existiendo por  y para él.
“Dormían acurrucados el uno contra el otro envueltos en las malolientes colchas en medio de la oscuridad y el frío. Él abrazando al chico. Tan flaco. Mi corazón, dijo. Mi corazón. Pero sabía que aun siendo un buen padre era muy posible que ella llevara razón en lo que dijo. Que el chico era lo único que había entre él y la muerte.”

El niño había nacido en ese universo ya devastado, “en la aflicción y la ceniza”; en él se encuentra la curiosidad inocente y a la vez llena de zozobra por conocer las cosas del mundo, del pasado y del presente. 

La carretera es el único porvenir. Debe sortearse la sensación constante de ser observados ante el peligro que suponen ciertas hordas de caníbales que incluso poseen rebaños humanos y la incierta protección de una pistola con dos balas que pronto se reducen a una sola. Su inconmensurable lobreguez a veces se transforma y revela aspectos aún más tenebrosos: la ardiente catástrofe ha dejado una amalgama de objetos y seres que se confunden en la negrura del asfalto. Cuando el padre intenta proteger a su hijo de inenarrables imágenes, el chico afirma que no le importa verlas porque ya se han apoderado de sí mismo.
Aunque así sea, en el pequeño persiste un interior sin mancha, un intenso sentimiento de solidaridad ante la desgracia humana, inusual en un entorno de esas características; un germen inmaculado en caso de existir un porvenir.

Y así, mediante un enorme esfuerzo y tenacidad, continúan su pausada travesía hacia la costa, hacia un futuro incierto y sólo impulsado por el inmenso cariño de un padre que no logra reunir el valor suficiente para acabar con el sufrimiento de su hijo de una vez por todas. Será el “fuego interior” que llevan dentro lo que los anime de principio a fin: esa voluntad inquebrantable de no dejarse vencer ante la adversidad y de asumir hasta sus últimas consecuencias.

Se trata de un libro duro, doloroso, escrito mediante un lenguaje directo en una certera descripción a la que no falta ni sobra nada y el uso de diálogos breves. La inmensidad de lo que se narra queda admirablemente expresada a través de una entrañable relación filial que me conmovió hasta las lágrimas.

Por cierto que me pareció muy buena la adaptación cinematográfica, no se la pierdan.

The Road (2009)

26 comments:

  1. Hola, Andromeda, leí esta novela hace poco más de un año. A pesar de tanta desolación me mantuve aferrada a su lectura. Me gustó. En cuanto a la versión cinematográfica... no me convenció mucho el personaje del niño. El actor adulto sí.
    Saludos.

    ReplyDelete
  2. Cierto, Carolina, yo eché de menos la fuerza de los diálogos en el libro (a través de los cuales destaca más la figura infantil, desde mi punto de vista), pero supongo que es muy difícil hacer una adaptación que deje plenamente convencido al lector.
    Un saludo.

    ReplyDelete
  3. Ay, Andromeda...creo que no podré ni con el libro ni con la película. Mi hermano vió la película y no pudo dormir en toda la noche. Seguro que está muy bien contada e interpretada y seguro que el libro guarda fragmentos preciosos como el que nos regalas. Pero...quizá no es el momento. Pensar en un futuro lleno de caníbales, en el que prefieres morir a seguir viviendo no es algo que me atraiga leer. Aunque he de decir que he leído libros de los que me he sentido desapegada, últimamente estoy muy sensible en lo que leo. Quizá por la vida que veo alrededor, y porque pienso que ese futuro, puede ser posible. Y eso me asusta.
    Un abrazo...como siempre un placer leerte, Andrómeda.

    ReplyDelete
  4. Mi padre quedó enamorado de este libro y con él, también de Cormac McCarthy. Tendré que darle una oportunidad al libro, y luego a la película.
    Besos.

    ReplyDelete
  5. Hola, Andrómeda!
    A mí me ha pasado varias cosas curiosas con respecto a este libro:
    Es de esas novelas que no dudo en recomendar (hasta ahora ninguna queja), pese a que no me emocionó tanto como a la mayoría. Creo que la literatura post apocalíptica -en caso de existir como género- no es lo mío.
    La película me gustó más que el libro.
    Y pese a ello, busqué otros libros de Cormac McCarthy y terminé encantado con Meridiano de sangre, Todos los hermosos caballos y No es país para viejos (pese a que primero vi la adaptación de los hermanos Coen).
    Qué bueno que hayas difrutado del libro.
    Saludos,
    R.

    ReplyDelete
  6. Yo no pude dormir la noche en que terminé el libro, María, de verdad que quedé muy impresionada, pero me gustó muchísimo.
    La película posee sus propios matices, por lo que recomendaría leer antes el libro, aunque sin duda es mejor hacerlo con la disposición adecuada...
    Gracias, ¡un abrazo!!

    Espero que te guste, Guacimara, ya nos contarás.
    Gracias por pasar, ¡un saludo!!

    Hola, R., sé muy bien que a algunas personas este libro no les transmite gran cosa, quizá de ahí partió un poco mi curiosidad por leerlo (este tipo de temas tampoco me llaman mucho la atención). Fue la relación padre-hijo la que me llevó sin pestañear a través de esa carretera desolada, así como me pudo haber conducido por cualquier otro camino, posiblemente más colorido, pero igualmente hostil para ciertas personas, como los hay tantos.
    Había pensado en continuar con Meridiano de sangre, me alegra que te haya gustado porque ahora estoy segura de que no voy a errar. Tomo nota de los otros títulos, gracias.
    ¡Un saludo!!

    ReplyDelete
  7. Hola Andrómeda: de este autor leí todos los hermosos caballos y en la frontera, la descripción del paisaje que hace del último libro es muy parecido al de la zona. Dicen que su mejor libro es Meridiano de sangre, por acá no la consigo.
    Vi la película. Me gustó su apocalipsis gráfico.
    saludos

    ReplyDelete
  8. No se si leeré este libro, porque ya vi la película. En sí, la historia me pareció espeluznante, y conmovedora esa relación tan bonita e intensa entre el padre y el hijo. Y el hecho de que el hijo sea tan bondadoso pese a haber vivido siempre en un ambiente tan hostil resulta esperanzador, dice algo bonito del ser humano.
    Buena reseña, Andrómeda. ;)

    ReplyDelete
  9. Hola, Mario, acabo de comprobar que Meridiano de sangre también es difícil de conseguir en mi país: la página de una de mis librerías habituales lo pone como "producto de baja disponibilidad". Voy a volar por él, a ver si hay suerte. :D
    ¡Un saludo!

    Lola, si te decides a leer el libro quizá pueda resultar una experiencia un tanto repetitiva; al menos a mí me pasa cuando veo las películas antes de leer los libros (siempre tengo que dejar pasar un buen tiempo para decidirme a volver a la historia, por más que sea en un "formato" distinto). xD
    ¡Besos!!

    ReplyDelete
  10. ¡Hola Andrómeda! Aunque la película de La carretera me decepcionó un poco (la consideré interesante pero sólo más o menos como un espectáculo), todo el mundo dice que el libro es un librazo. Gracias por la reseña y por acordarme que debo leer el libro (no es justo que he visto 3-4 películas basadas sobre las obras de McCarthy sin leerlo). ¡Saludos!

    ReplyDelete
  11. Sentí mucha soledad cuando leí este libro. Me da miedo ver la película.

    ReplyDelete
  12. Me encanta tu colección de arte.

    ReplyDelete
  13. Hola, Richard, si la película te decepcionó es probable que el libro no te guste demasiado; he leído que a algunos no les ha parecido gran cosa. No he visto otras películas basadas en sus obras pero voy a buscarlas. :D
    ¡Saludos!!

    Hola, Deborah, sin duda con la película se reviven las sensaciones de la lectura...
    A ver si te animas.
    Gracias, ¡un saludo!!

    ReplyDelete
  14. Andromeda:
    Excelente reseña como siempre ¡muchas gracias! de momento, estoy como María, sin la disposicion adecuada para leer este libro apocalíptico, pero me lo llevo anotado para cuando esté mi entorno más descansado y me sea más agradable su lectura.
    Un abrazo,
    Ale.

    ReplyDelete
  15. Gracias, Ale, espero que te guste. Yo iba a comprar otro libro suyo, Meridiano de sangre, pero la contraportada me detuvo: también tengo que esperar el momento propicio...
    Compré, en cambio, dos libros de Pedro Ángel Palou: el de Morelos para aprovechar el momento, y el de Porfirio Díaz: Pobre patria mía.
    A ver qué tal... :D
    Besos.

    ReplyDelete
  16. Coincido en todo lo que has dicho, incluso en la adptacion que a mi gusto es increiblemente buena, perfecta, hay paginas y paginas copiadas del libro... Desde 2Dejame entrar" no habia visto una adaptacion tan buena de un libro. Parecen rarezas ¿Verdad? pero aun quedan personas el mundo que se leen la obra original antes de adaptarla

    El libro es duro incluso de leer, sin ninguna floritura, sin ningún adjetivo de más, sin nin salto mortal lingüistico. Yo lo he releido varias veces y lo adoro.

    ReplyDelete
  17. Estamos completamente de acuerdo, sin duda el director de la película asimiló bastante bien el libro y el resultado es más que aceptable; incluso anímicamente me afectó tanto como el texto.
    Eres muy valiente al releerlo, yo ya no me atrevo...
    Mil gracias por la visita, saludos.

    ReplyDelete
  18. Hola Andrómeda. Enhorabuena por la reseña, creo que estoy totalmente de acuerdo con todo lo que señalas y especialmente con el hechoi de que, pese a ser una novela realmente dura, tiene toques poéticos y de ternura que la hacen al tiempo conmovedora.

    Un abrazo.

    ReplyDelete
  19. Así es, Gww, a mí me pareció magistral, un pequeño gran libro, vamos, por más que algunos opinen lo contrario. :D
    ¡Saludos!

    ReplyDelete
  20. Andromeda:
    me han dicho que el de Porfirio Díaz está muy bien, ya esperaré a ver que te parece ;)
    un beso,
    Ale.

    ReplyDelete
  21. Gracias, Ale, voy a tratar de leerlo pronto. :D
    Beso.

    ReplyDelete
  22. Hola Andrómeda! No he leído aun nada de McCarthy, aunque si he visto la pela de "No es país para viejos". Luego he visto el trailer de "La carretera" y me han dado muchas ganas de leerla. Y ahora más por tus comentarios. Felizmente está en la biblio. Saludos!

    ReplyDelete
  23. Hola, Pollo, No es país para viejos es otro de los libros que me encantaría leer. A ver si logro conseguir la película...
    ¡Saludos!!

    ReplyDelete
  24. Hola, Andrómeda. La carretera me gustó mucho y con tu reseña he podido revivir su lectura. En realidad McCarthy es uno de mis escritores favoritos. Entiendo que Meridiano de sangre te echara para atrás, es un libro magnífico, pero mucho más truculento que La carretera. ¿Has leído Todos los hermosos caballos? Es puro McCarthy, pero con mucha menos violencia.

    ReplyDelete
  25. Hola, Javier. Este es el único libro que le he leído a McCarthy pero tengo que ir por más, Meridiano de sangre incluido. Lo que pasa es que con algunos autores tengo que tomar un respiro (Coetzee, entre ellos).
    Me apunto Todos los hermosos caballos, gracias.
    ¡Un saludo!!

    ReplyDelete
  26. A mí me pasa igual y justo con estos que nombras (y alguno más, como Bernhard). Dos novelas de McCarthy seguidas pueden afectar de verdad a mi estado de ánimo.
    Saludos.

    ReplyDelete