Mr. Vértigo – Paul Auster

Anagrama, 2004.     
Escritor norteamericano, 1947. 


Esta es una historia que ha gustado a muchos, que condensa elementos interesantes y temáticas profundas, pero que a mí no me convenció.

Walt es un chico huérfano que vive con unos tíos que no se interesan por él en lo más mínimo, un muchacho como cualquier otro pero en el cual el maestro Yehudi  (hombre de origen húngaro y padres judíos que creció en Brooklyn) ve características ocultas: si se esfuerza y sigue sus enseñanzas, algún día podrá levitar e incluso volar. 

En primera persona, Walt va narrando los sucesos principales de su vida:  “El maestro Yehudi me eligió porque yo era el más pequeño, el más sucio y el más abyecto”.   Viaja con su mentor a Kansas donde conoce a madre Sue, una india sioux que en adelante lo apoyará en todo, y a Aesop, joven etíope que ha absorbido los conocimientos del maestro y que se dispone a ingresar a la universidad. 

Este pequeño grupo, condenado al ostracismo por el racismo imperante y los peligros que suponía un encuentro con el Ku klux klan, vive bajo sus propios y precarios medios de producción en una aislada granja en Kansas. La condición discriminatoria se advierte en el propio Walt, quien en un principio se niega a dar la mano a Aesop.  El largo aprendizaje físico y moral que estaba por venir le enseñaría, antes que a volar, a conocer la realidad de la condición humana, tan viciada en su interior y tan representativa con respecto a sus semejantes: 
"El único que me mostraba verdadera bondad era Aesop, pero yo estaba  en contra de él desde el principio, y nada de lo que él pudiera decir o hacer cambiaría eso. Yo no podía remediarlo. Estaba en mi sangre sentir desprecio por él, y dado que era el ejemplar más feo de su raza que yo había tenido la desgracia de ver, me parecía disparatado que estuviésemos viviendo bajo el mismo techo. Iba contra las leyes de la naturaleza, transgredía todo lo que era sagrado y correcto y yo no iba a permitirme aceptarlo." 
Con el tiempo, Walt aprendería a ver a Aesop  como un ser inteligente y su concepción racial se transformaría aunque con una comprensión escasa: al observar detenidamente al muchacho y entender sus razonamientos y aptitudes, decidiría que  la única opción es que seguramente había nacido blanco. 

Este preámbulo sobre la educación de Walt y las pruebas de valor y esfuerzo terribles  que tuvo que realizar para poder acceder al don de poder elevarse se alarga demasiado a través de los intentos de escape del chico, el sufrimiento y la dureza rayana en la crueldad del maestro hacia él. 

Walt va perdiendo la voluntad y al fin se rinde a los designios del maestro Yehudi; el día soñado llega y la levitación se hace efectiva. Después vendrían las prácticas constantes, el debut, los viajes a través del país y la fama.  La primera actuación se da en 1927, con años difíciles por venir. Aunque la obra no ahonda en conflictos políticos o sociales, sí nos va remitiendo a las distintas épocas por  las que atraviesa Walt, empezando por la de la Gran Depresión. 

Unos años después, Walt se convierte en adolescente y con esto pierde su preciada facultad. La castración sería la única forma –un tanto incierta- de conservarla, pero él prefiere preservar  la virilidad que empieza a surgir en él con una fuerza indomable. 

Muchos otros sucesos tendrían que ocurrir en adelante, como el reencuentro con la mezquindad del tío Slim (con el que vivió al quedarse huérfano) y con otros personajes a lo largo de incontables vivencias tan duras como crueles. 

La novela posee un buen planteamiento que además seduce al lector por el elemento fantástico que supone el poder volar, pero en conjunto es  muy irregular. Algunas partes se extienden demasiado mientras  que otras se precipitan. Es una historia de vida y aprendizaje que demuestra que las repercusiones traumáticas no siempre definen el camino en forma positiva. Walt no lo tuvo fácil, en su sendero vital se encontró con individuos excepcionales dispuestos a favorecerlo en todo lo posible, pero no en todos los casos se logra apartar las piedras del camino. 

La última parte supuestamente redentora echa mano de situaciones forzadas y  la verosimilitud del personaje tambalea por ciertas actitudes incomprensibles.  La novela promisoria pasó a ser  -desde mi punto de vista-  una obra un tanto entretenida cuyos elementos narrativos no se encuentran bien equilibrados (quizá este hecho fue el que afectó en gran medida mi percepción de la lectura).  

No lo recomendaría ni lo volvería a leer, pero no hay duda de que muchos han disfrutado con él. 

10 comments:

  1. La verdad es que el argumento llama mucho la atención por su componente fantástico. Aunque precisamente por eso el autor ha de ser más cuidadoso en la coherencia de la historia.
    Gracias guapina. ;)

    ReplyDelete
  2. Volvemos a coincidir :)

    Este libro sin duda prometía más de lo que acabé encontrando entre sus páginas. Me resultó totalmente decepcionante.

    Estupenda reseña. Todavía tengo el libro fresco :)

    Besos :)

    ReplyDelete
  3. Así es, Lola, en algún punto la novela se le fue de las manos. :(
    Un abrazo.

    Gabo, aunque esta novela no nos gustó, no deja de sorprenderme la enorme aceptación que tiene... =0
    Besos. :D

    ReplyDelete
  4. Las novelas de Auster que he leído me han gustado, más unas que otras, pero todas las recomendaría. Ésta está -o más bien estaba- en mi lista de pendientes. Gracias por avisar, Andromeda.

    ReplyDelete
  5. Luigi, no me hagas mucho caso, igual y a ti te gusta... :)

    ReplyDelete
  6. Me encanta reconfirmar mis prejuicios XD.

    ReplyDelete
  7. No solo me encantó sino que fue el primero que leí de Auster y a partir del cual me enganché a su obra, jeje.

    bsos!

    ReplyDelete
  8. Me consta que a muchos les ha gustado... Yo y mis rarezas, Rosalía. xDD
    ¡Un abrazo!

    ReplyDelete
  9. Como te mencioné en otro coment por fin pude leer a Paul Auster: más exactamente leí "El palacio de la Luna", "La música del azar" y "Leviatan" y las 3 me gustaron mucho, sobretodo la última. Aunque por ahí he oido que luego los libros de Auster van bajando de nivel, quizás sea también lo que sucedió con este. Por si acaso lo dejaré para más adelante y, si continuo con Auster, será con trilogía de "Nueva York".
    saludos!

    ReplyDelete
  10. Pollo, pensé que había respondido y de repente me vino a la mente la idea de que no lo había hecho. :/ No puedo esperar para leer "Leviatán"!!
    Sorry, un abrazo!!

    ReplyDelete