¿Águila o sol? – Octavio Paz

FCE, 2001.
Escritor mexicano (1914-1998).

Las tres partes que conforman ¿Águila o sol? Se mueven entre la prosa y la poesía. La obra inicia con Trabajos del poeta [1949], donde diversos personajes encarnan vicios que el autor nombra como Tedevoro, Mundoinmundo, Carroña o Escarnio. Seres oscuros que impulsan al espectador a defenderse ante su malsana presencia y a la vez a preguntarse el porqué de su aparición inoportuna.
El poeta también observa a la Palabra, incluso llega “a cogerla por las puntas del pelo flotante”. Se ejercita en la escritura: “La tinta negra abre sus grandes alas”. En la noche inquietante y en el día lo macabro del mundo llega a su percepción.
Medita sobre la palabra y sus posibilidades renovadoras; las palabras pueden romperse, modificarse, reinventarse a cada momento; los lenguajes infectos también acuden a su mente en un ejercicio infinito de posibilidades:
Ronda, se insinúa, se acerca, se aleja, vuelve de puntillas y, si alargo la mano, desaparece, una Palabra.
Pero la Palabra se abre camino y nace con dolor, con el grito desgarrador que el poeta al fin logra sacar de sus entrañas, y que así, resonante, se esparcirá hacia el infinito.

La segunda parte del libro está compuesta por Arenas Movedizas [1949], colección de cuentos breves escritos en una prosa poética exquisita.
Entre ellos destaca El ramo azul, relato que refleja el mundo rural, mágico e incoherente y que recoge también el lenguaje cotidiano del lugar.
Un hombre decide dar un paseo nocturno, se le advierte del peligro pero nada lo detiene ante la belleza del paisaje:
Vibraba la noche, llena de hojas e insectos. Los grillos vivaqueaban entre las hierbas altas. Alcé la cara: arriba también habían establecido campamento las estrellas.
La amenaza acude con prontitud: cierto campesino le reclama los ojos por capricho de la novia que desea "un ramito de ojos azules". En el diálogo surrealista que tiene lugar a continuación, el hombre intentará convencer al amable agresor de que los codiciados ojos que posee no son azules, sino amarillos…

En Antes de dormir, se explora la voz interior mediante una metáfora del tiempo. Ese interior es quizá un doble que está siempre presente pero que a la vez contiene el desarraigo que angustia al personaje que, expectante, está siempre dispuesto a escucharlo (sin conseguirlo) y a cuestionar el sentido de la vida. Presencia y ausencia que finalmente se funden en soledad.

En Mi vida con la ola, un trozo del oleaje decide acompañar a un hombre en su existencia terrenal. Juntos experimentarán un juego erótico absorbente en una relación, como la ola, ascendente y descendente, que de aportar placeres termina por asfixiarlo. Se trata de un maravilloso cuento visual en el que las relaciones humanas quedan peligrosamente plasmadas.

Maravillas de la voluntad presenta a un ser aparentemente tranquilo e indefenso para más tarde revelar su naturaleza interior abyecta y acechante, a la que cualquiera puede estar expuesto.

Prisa es un cuento que habla del vacío que nunca se colma:
Tengo prisa por estar. Corro tras de mí, tras de mi sitio, tras de mi hueco. ¿Quién me ha reservado este sitio? ¿Cómo se llama mi fatalidad?
Prisa por vivir, por llegar a lo desconocido, por encontrar el sentido a lo que ya no oye ni observa, oquedad manifiesta.

¿Aguila o Sol? [1949-1959], última parte que da título al libro, es una colección de poemas en los que el autor intensifica algunos de los temas ya mencionados. Octavio Paz destacó la condición surrealista de esta obra que entremezcla en sus páginas el tema precolombino (como es el caso del famoso poema Mariposa de obsidiana) y las inquietudes del autor.

Imágenes incesantes van revelando diversas situaciones que se pueden ir entresacando del automatismo de la escritura. Se habla de los susurros de la naturaleza y del monólogo del poeta; de la salida intensamente buscada ante las resonancias interiores y del oficio de escribir (entre otros temas):
El poema prepara un orden amoroso. Preveo un hombre-sol y una mujer-luna, el uno libre de su poder, la otra libre de su esclavitud, y amores implacables rayando el espacio negro. Todo ha de ceder a esas águilas incandescentes.

Damos vueltas y vueltas en el vientre animal, en el vientre mineral, en el vientre temporal. Encontrar la salida: el poema.

Me encantaron sobre todo los poéticos relatos de Arenas movedizas.

10 comments:

  1. Después de todo quizá pueda permanecer en Blogger, los errores de publicación se corrigieron al cambiar el idioma a "inglés estadounidense". :)

    ReplyDelete
  2. Es de agradecer que el cambio no te haya mermado el estilo, Andromeda ^^
    Sólo leí, hace muchos años, una pequeña obra de teatro de Octavio Paz, rara. Tanto, que me gustó, a pesar de no haber entendido nada: me atraían las rarezas y los juegos que desafiaban los límites de mi comprensión. Afortunadamente me he curado de aquellos males de juventud y hoy no sé si acercarme, a pesar de tu reseña, a la obra de Paz. Imagínate que regreso a aquellos años… El precio sería demasiado alto ^^

    Un beso ;)

    ReplyDelete
  3. Qué amable, gracias (por lo del “cambio sin cambio”). ^ ^
    Esa obra que mencionas la tengo por aquí, justamente en una edición en la que se incluyen algunos de los relatos de ¿Águila o sol? (es la única pieza teatral que escribió). A ver si la leo uno de estos días.

    Esos males no son para tanto, de vez en cuando viene bien alguna rareza. Lo que sí podría gustarte -y mucho- es la poesía de Octavio Paz.
    Un abrazo. :)

    ReplyDelete
  4. Veo que has hecho cambios en el blog. Está precioso.
    Me gustan pocos libros de poesía, aunque este parece que tiene de todo. Como siempre, de verdad...¡¡qué bien transmites!! Buscaré sobre este libro más información, o tal vez, ojearlo en alguna librería. Me ha gustado eso que dices de las Maravillas de la voluntad.
    Un nobel muy bien seleccionado.
    Un abrazo grande!!

    ReplyDelete
  5. Leí hace muchos años El laberinto de la soledad y me impresionó el detallado y estupendo estudio del pueblo mexicano. Ahora veo que Don Octavio tiene otros registros que merecen la pena.
    Lo tendré en cuenta.
    Un beso.

    ReplyDelete
  6. Qué bueno que finalmente no te mudas, Andromeda. Como siempre, muy buena tu reseña.

    ReplyDelete
  7. Gracias por la ayuda xD creo que todo volvio a la normalidad :) y dejame decirte que me gusta mucho tu pagina :)

    ReplyDelete
  8. No había respondido por estar de vacaciones... :*)

    María, yo tampoco leo mucha poesía pero cada ve que lo hago me deja enamorada y con ganas de más. Gracias por lo del blog, tuve que cambiar la plantilla por problemas de publicación.
    ¡Besos!!

    Lola, la parte central de los cuentos seguro que te encantará. :)
    Un abrazo.

    Gracias, Luigi, en realidad no deseaba mudarme. :)

    De nada, Umm Myers, me da pavor que me vuelva a pasar lo mismo, espero que al volver a cambiar de idioma todo salga bien...
    Un saludo. :)

    ReplyDelete
  9. Hola Andrómeda. paso para saludar y desearte un 2012 cargado de lecturas y reseñas para compartir.

    saludos

    ReplyDelete
  10. Mil gracias, Mario, felices lecturas para ti también.
    ¡Un abrazo!

    ReplyDelete