El fantasma de Canterville – Oscar Wilde

Alianza Cien, 1993.  
Escritor irlandés (1854-1900).


En este  conocido relato que fue publicado por primera vez en una revista en 1887, destacan ciertos elementos satíricos que lo convierten en un verdadero gozo para el lector. 

Wilde elige una pequeña muestra representativa de la sociedad norteamericana, la cual se muestra indiferente ante los habitantes sobrenaturales de los ancestrales castillos ingleses, confrontando así a la modernidad americana con la rancia tradición fantasmagórica europea.

Pero la ironía de Wilde no se circunscribe a lo “moderno”, ya que satiriza a los propios ingleses al plasmar sus reacciones ante las apariciones ultraterrenas. Ambas culturas, contrapuestas, se desnudan ante la mirada certera de autor. 

El cuento inicia cuando Mr. Otis, ministro de América, adquiere Canterville Chase. Se le advierte profusamente de la presencia del fantasma;  lord Canterville incluso le narra varios sucesos escalofriantes, pero el ministro, con tono práctico y despreocupado, decide comprar la propiedad de cualquier manera, a la cual se traslada en breve con su familia aceptando contratar a Mistress Umney, la antigua ama de llaves. 

Lo primero que atrae la atención de los recién llegados es una mancha de sangre que Washington, el hijo mayor, se apresura a limpiar con el quitamanchas “Campeón Pinkerton”, iniciando así una larga cadena de humillaciones hacia el fantasma encabezada  por el propio Mr. Otis,  quien se atreve a ofrecerle una botella de engrasador para mitigar el sonido de sus chirriantes cadenas. 

El espectro se encuentra por primera vez en una situación terrorífica para sí mismo: por más que llegan a su memoria diversas situaciones célebres en las que acrecentó su fama y honor de ente escalofriante, falla en todos sus intentos por atraer la atención de la anodina e indiferente familia. Incluso los traviesos gemelos encuentran una fuente inagotable de diversión a costa suya.  Los Otis toman una actitud que lo ofende profundamente al pretender aliviar sus hechos y ruidos obligados de fantasma. 
“Jamás en toda su brillante carrera, que duraba ya trescientos años seguidos, fue injuriado tan groseramente. Se acordó de la duquesa viuda, en quien provocó una crisis de terror, estando mirándose al espejo, cubierta de brillantes y de encajes; de las cuatro doncellas a quienes había enloquecido, produciéndoles convulsiones histéricas […], del rector de la parroquia cuya vela apagó de un soplo cuando volvía el buen señor de la biblioteca a una hora avanzada, y que desde entonces se convirtió en mártir de toda clase de alteraciones nerviosas…”
Sus más oscuras elucubraciones son saboteadas al grado de que deja de reinventarse para  replegarse a un insignificante papel aterrador con el fin de  no perder la dignidad del todo.  
El recuento de  las experiencias a través de la muerte de Sir Simon, que así se llamó en vida el fantasma,  se va perfilando con maestría. Poco a poco va surgiendo ante el lector como un ser triste y dolorido por su condena, hasta que un día se encuentra con la hija de los Otis, la joven Virginia, quien sintetiza lo que caracteriza a su propia nación: 
“Conozco infinidad de personas que darían cien mil dólares por tener antepasados y que sacrificarían mayor cantidad aún por tener un fantasma de familia.”
En esta parte de la obra confluyen la tristeza del fantasma que lleva trescientos años sin dormir, sin poder acostarse y descansar, más la predestinación y la esperanza contenida en las vidrieras de la biblioteca: 
“Cuando una joven rubia logre hacer brotar una oración de los labios del pecador, cuando el almendro estéril dé fruto y una niña deje correr su llanto, entonces, toda la casa recobrará la tranquilidad y volverá la paz a Canterville”. 
La bondad de la profetizada doncella logrará que el fantasma alcance el descanso eterno en el añorado jardín: 
“Allá lejos, pasado el pinar, hay un jardincito. La hierba crece en él alta y espesa; allí pueden verse las grandes estrellas blancas de la cicuta, allí el ruiseñor canta toda la noche…” 
La ácida crítica que se hace al vacío cultural estadounidense,  reflejado en la nula capacidad de asombro, se manifiesta también en la postura inglesa como reminiscencia hacia el romanticismo gótico del que se nutre esta obra. 

Después de todo, el poder de la buena voluntad y de la solidaridad se conjuga con el de la redención del ser humano, otro de los temas capitales de este pequeño gran libro.

19 comments:

  1. ¡Qué gran relato! Uno de mis favoritos. Tiene todo: la risa, la ternura y además un análisis del modo de ser yanki frente al inglés muy acertado.
    Una delicia. Gracias por recordármelo. ;)

    ReplyDelete
  2. También es uno de mis favoritos, Lola, ¡entre más lo leo más me gusta!!
    Besos. :D

    ReplyDelete
  3. Recuerdo que la primera vez que lo leí no dejaba de pensar en la frustración del fantasma. En cierto modo es vejado, seguramente encontrarse con esa familia le resultó fatal para su ego.
    Saludos.

    ReplyDelete
  4. Yo tuve la misma sensación, Martín, no hay personaje mejor dibujado que el fantasma en este relato.
    Gracias por la visita, un saludo. :)

    ReplyDelete
  5. Algunas veces olvido que Wilde aparte del polémico retrato de Dorian Gray escribió otras obras de igual calidad. Me ha encantado tu reseña, Andromeda, se me había escapado este pequeño relato, pero ya no más.

    ReplyDelete
  6. Es otra de mis obras favoritas de siempre. Resulta imposible no simpatizar con ese fantasma en crisis XD

    Debería acercarme más a la obra de Wide. Apunto en el debe leer más relatos y teatro suyos :)

    ReplyDelete
  7. Como siempre, de verdad, un placer leerte. No he leído nunca el fantasma de Canterville, a pesar de que me gusta mucho Oscar Wilde. Está en esa lista interminable de libros por leer.
    Dan ganas de coger el libro de inmediato y detenerse en esos momentos donde el espectro se encuentra con una historia terrorífica,...Creo que aquí me reiría un rato.
    Me encantan los textos que has elegido, y cómo resumen este libro, que alguna vez vi en el cine.
    He intentado en varias ocasiones dejar el mensaje por aquí, pero no sé que me pasó con blogger...
    Un abrazo grande, Andrómeda!!!

    ReplyDelete
  8. Luigi, espero que te guste tanto como a mí, ¡gracias!!
    Un saludo. :)

    Gabo, a Wilde le he leído algunas comedias y la verdad es que no tienen desperdicio; son una verdadera gozada. ^ ^
    Abrazos.

    María, he tenido tantos problemas con blogger que ya tengo una cuenta en Wordpress, espero no tener que usarla. :/
    No te pierdas este relato, se lee rapidísimo y es fabuloso, creo que te va a encantar.
    ¡Te mando un gran abrazo!! :D

    ReplyDelete
  9. Recién terminé de leer el libro que, por supuesto, me ha encantado. Y qué bien me ha ido leer tu magnífica reseña, Andromeda. :)
    Ya he decidido leer más de Wilde, tengo un libro de cuentos completos, al que pienso hacerle un hueco pronto. :)

    ReplyDelete
  10. Querida Ashling, ¡qué alegría leerte y que te haya gustado este relato! Le he leído algunos cuentos, muchos de ellos me han dejado con el corazón encogido. :(
    Me gustan sus comedias, en general son muy divertidas; hace una crítica feroz de la sociedad victoriana.
    ¡Te mando besooooooos!!

    ReplyDelete
  11. ¡ahhh, quiero leerlo este año sin falta!
    ¡Feliz año! que blogger me jugaba malas pasadas y tenía muchísimo sin dejarme comentar. Espero que hoy si me deje.
    Un beso,
    Ale.

    ReplyDelete
  12. Ale, qué gusto leerte, he tenido una pésima temporada bloguera pero voy a tratar de retomarlo. También he tenido muchos problemas con blogger, ya hasta me iba a mudar a Wordpress (tengo un blog y todo). :/
    Te mando un gran abrazo, gracias por pasar. :D

    ReplyDelete
  13. Me da gusto saber que vas a volver, Andromeda, creí que ya habías dejado tu blog. Espero pronto poder leer nuevamente tus reseñas.
    Un abrazo

    ReplyDelete
  14. Mil gracias por los ánimos, Luigi, estoy en eso. :D
    ¡Abrazos!!

    ReplyDelete
  15. Hola Andrómeda!!! me ha parecido supergraciosa e interesante la historia o mejor dicho tu resumen. Quizás por el título, pensé que se trataría de algo más de terror o gótico, pero veo que Oscar Wilde es un especialista en burlarse de todo (recuerdo hace tiempo haber leído "La importancia de llamarse Ernesto" que es realmente hilarante). Gracias por el dato!
    saludos

    ReplyDelete
  16. Excelente post! Especialmente por las citas. Es que la sensibilidad de Wilde es asombrosa.

    ¡Un saludo! ^^

    ReplyDelete
  17. Este es un libro que he releído en varias ocasiones y siempre le encuentro algo nuevo. Me parece grandioso el choque de culturas que refleja y me causa mucha gracia el sarcasmo del autor para ridiculizar a los norteamericanos. Buena lectura, saludos!

    ReplyDelete
  18. Pollo, este libro es graciosísimo y además se lee de una sentada, ¡no te lo pierdas! También leí "La importancia de llamarse Ernesto", me encantó.
    ¡Saludos!

    Muchas gracias por pasar y comentar, Lector Indiscreto. :D

    Hola, Andrea, yo también lo he leído varias veces y nunca deja de sorprenderme y de divertirme.
    ¡Un abrazo!!

    ReplyDelete
  19. Un relato hermoso el que nos compartes, que bella labor.

    ReplyDelete