Lo que sé de los hombrecillos – Juan José Millás

Seix Barral, 2010.
Escritor español, 1946.

En esta obra se hace una curiosa descripción de la psicología de un hombre reprimido. El protagonista se ha forjado un mundo seguro alrededor de sí mismo: una esposa –al menos en apariencia- asexual y una vida rutinaria con el fin de poner freno a sus deseos sometidos, a la parte bestial y primitiva que de vez en cuando pugna por romper el pretendido equilibrio vital. 

Desde muy joven el personaje  interactúa con ciertos hombrecillos, en particular con uno que resulta ser su propia encarnación y a través del cual sus más hondos deseos sexuales e incluso homicidas se abren camino. 

Este hombre se encuentra en la edad madura y al parecer es cuando requiere con más fuerza echar mano de estas –a mi modo de ver- alucinaciones para poder extraer de sus adentros anhelos largamente reprimidos. Su relación con el hombrecillo consigue incluso impulsos diferenciados; la culpa lucha contra la adrenalina que produce la aventura codiciada pero con el hombrecillo de por medio el personaje logra tomar distancia para poder cometer las más bajas acciones. 

El hombrecillo en ocasiones desaparece algunos días, sugiriendo con esto que la parte sensorial y abyecta del protagonista hubiera sido colmada; sin embargo, reaparece para exigir más y más. Los impulsos salen de control en forma creciente y acelerada.
Se alude también al “viaje al mundo animal”, al de los instintos que como ser humano prefiere reprimir, pecando, por ejemplo, bajo la forma de un insecto (o de un hombrecillo):
“Mi acción quedaría camuflada dentro de la acciones que la naturaleza produce a millones cada día en el rincón del universo.” 
Me encantó este descenso a la parte más elemental del ser humano; la dualidad y los recodos de la mente humana se manifiestan con mucha intensidad mientras que el choque entre el mundo real y el fantástico se examina hasta en sus más profundas consecuencias. 

4 comments:

  1. Me ha gustado mucho lo que dices sobre este libro...somos animales y a veces se nos acusa de aquello que hacemos por una fuerza mayor llamada instinto. Lo peor es hacer daño a otras personas...supongo...por eso quizá esa represión?
    Me encantaría encontrarme con una reencarnación de mi misma...creo que aprendería mucho...
    ¡¡Qué bien escribes!! Vivo lejos de una librería...la más cercana está a unos 12km, así que tendré que esperar para echarle un ojillo...
    Gracias y un beso muy muy grande!!

    ReplyDelete
  2. Querida Andrómeda, qué alegría me ha dado ver qué has publicado un comentario.
    Verás... mi experiencia con éste escritor no es muy buena, leí "Dos mujeres en Praga" y me resultó anodino, totalmente falto de substancia.
    En esta otra novela suya que comentas parece haber un trasfondo interesante, así que tomo nota, aunque no se si me animaré algún día teniendo tanto bueno por leer.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  3. Gracias por pasar y comentar, querida María, este libro muestra la parte más baja del ser humano en una mezcla de fantasía y realidad dignas de tomarse en cuenta.
    ¡Un abrazo!!

    ReplyDelete
  4. Gracias, Lola, tenía algunos apuntes aquí y allá y me decidí a publicar algunas entradas. :) No le he leído nada más a Millás pero me acabas de anular las ganas de continuar, ¡jajaja!! Me hubiera gustado leer esta obra contigo para conocer tu opinión.
    ¡Beso!!

    ReplyDelete